buggatti-logo

EL PODER DE TU IMAGEN

Si hablamos de alcanzar el éxito, la imagen es sin duda alguna una pieza fundamental en ese camino. El poder que esta tiene en las personas es innegable, mucho más en una época tan competitiva y en que la primera impresión no da segundas oportunidades.

Un hombre al que la gente sonríe, al que le abren las puertas de par en par y lo saludan afectuosamente es un hombre que es visto por los demás con admiración y envidia. Uno que puede ser el centro de atención sin decir una sola palabra, sólo con el poder de su imagen.

No se trata de lo que viste ni de lo que tiene. No. Aquí hablamos de cómo es y cómo se comporta, pero sobretodo que imagen proyecta. 

¡Un traje no hace al hombre, su actitud sí!

La seguridad y la ambición marcan la diferencia en cómo será tratado y cómo vivirá cada día de su vida. El correcto manejo de colores, estilos, el perfecto corte de manga y bastas, la firmeza del cuello de la camisa y con el nudo de la corbata adecuado son detalles que hacen que este hombre brille, sin que tenga que usar prendas extravagantes o super caras. Se destaca y atrae. Y lo más importante es que se atrae a sí mismo y eso fomenta su confianza y autoestima.

Construir una imagen de poder no es un proceso que se da de la noche a la mañana. La intuición ayuda, pero no lo es todo. ¿Se requiere un asesor? Sí, pero también se requiere compromiso y honestidad.

Como en la medicina, la decoración, las finanzas, se necesita de un experto serio y profesional. Un asesor quien le ayudará con la elección del producto, la calidad y detalles de estilo.

Lo primero que se debe hacer es definir un estilo y para ello se tiene que responder lo siguiente:

¿Qué me gusta?, ¿qué me apasiona?, ¿qué deseo? Y ¿cómo quiero ser visto?

Cuando se responde a esas interrogantes, la guía de un asesor es indispensable. No se trata sólo de conocer sobre combinaciones, tejidos o marcas. Se trata de sumergirse en un mundo donde el amor por el detalle prima, en el que la historia de un botón de madre perla es apasionante, así como el saber por qué una camisa cuyo algodón ha sido trabajado con una técnica de par trenzada (doppio ritorto) brinda frescura y comodidad, o cuál es la diferencia entre un traje fino y uno hecho en serie en el “fast fashion”.

Cuidar de nuestra imagen no es un acto de vanidad, es un compromiso con nuestra identidad. Es ser coherente con quiénes somos. Si vinimos a este mundo para dejar una huella, hagamos que esta sea inolvidable. Y en este blog hablaremos sobre cómo hacer que esto sea una realidad. Les invitamos a seguir las recomendaciones y lecturas sobre cómo lograr el éxito personal y corporativo a través de su imagen y cómo darle poder.

¡Bienvenidos al mundo Buggatti!

Únete a la conversación

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *